Bye Istambul!

Mucho más por ver y una buena razón para regresar.