Intransit

Hoy tomaba un vuelo a casa con mi hermana. La ineficiencia de la plataforma no reservó mi lugar, pero mandó un código de reservación. La aerolinea no pudo resolver. 

Así que tenia la opción de regresar a la oficina, tráfico, trabajo, regresar a las 5 am e ir a chihuahua. La segunda opción era esperar en el aeropuerto desde las 2 pm hasta el último vuelo de Aeromexico a las 10:30 pm. Ambas una locura…

Hasta que recordé una frase de un buen amigo:

“Hay personas que se pierden en los aeropuertos y otras que se encuentran.”

Nunca cae mal encontrarte y tener tiempo para pensar. Así que decidí esperar ocho horas y media en el aeropuerto. 

Tantas cosas que pasan por la cabeza, ideas, prioridades, preocupaciones, recuerdos de javis.

Parte del ejercicio de este blog fue uno de los insights del viaje a asía. 

Hay veces que queremos huir de la rutina, pero luego incluso en los lugares más exóticos del mundo volvemos a caer en la rutina del viajar, conocer personas, cambiar de cuidad, cultura, moneda. La rutina es necesaria e inevitable.

Gracias a ella podemos crecer, madurar, echar raíz, hacer amistades, construir. Lo importante es hacerla radical. Me he dado cuenta desde un inicio que siempre se está de viaje. Por lo que es mandatorio regresar a la bitácora de la vida diaria.